CONÓCENOS

Con mas de cien años de historia Casa Paco, fundada en 1908, no deja de sorprender con la calidad y variedad de su cocina tradicional. En sus primeros años visitado hasta por el famoso violinista Pablo Sarasate, Casa Paco fue una sidrería modesta y venta de vinos, pero ya conocida por su excelente trabajo. No fue hasta 1938, durante la Guerra Civil, cuando la sidrería pasó a manos de Paco Pueyo Arizcuren, hijo del fundador, que la heredó recién casado y le puso en nombre actual: Casa Paco.

CIEN AÑOS, MIL HISTORIAS

Tras tantos años, Casa Paco guarda mil historias. El primer documento que los Pueyo tienen del local original data en 1908 . El bar era el punto de encuentro para quien visitaba la capital cuando llegaba del pueblo.

LA CUARTA GENERACIÓN

Si el fundador y su mujer vendían sidra en la barra del local, Paco Pueyo fue quien instaló una pequeña cocina para hacer algún bocadillo. Durante los 29 años en que Paco regentó el establecimiento, el bar se convirtió en uno de los más típicos y visitados de la ciudad. En 1927 pasó a manos de la tercera generación de Pueyo, los dos hijos de Paco, Javier y José Luis Pueyo Arizcuren. Gracias a ellos, el local dispone de comedor para unas 80 personas.

Ahora la estirpe tiene nuevo fichaje para perpetuarse en el mundo de la hostelería. Se trata de Jorge Pueyo Alonso, el hijo de José Luis Pueyo, que tiene 27 años y lleva seis trabajando en Casa Paco. José Luis Pueyo está convencido de que, a este ritmo, el restaurante «cumplirá los 200 años». Es más, está convencido de que «Casa Paco va a durar toda la vida».